La Higiene Deportiva

Después del verano empieza la rutina, por lo que retomamos nuestras actividades deportivas.

La práctica del ejercicio nos ayuda a tener un buen estado físico así como también a gozar de buena salud. Es importante tener una buena Higiene Deportiva, para realizar deporte en las mejores condiciones, sacar el máximo rendimiento y protegernos de posibles lesiones. Uno de los puntos más importantes a la hora de tener en cuenta una buena higiene deportiva hace referencia a la Higiene Corporal , ya que, hay que mantener siempre una correcta limpieza del cuerpo.

La Higiene Corporal incluye todo un conjunto de prácticas destinadas a mantener una correcta limpieza del cuerpo. Te dejamos una serie de consejos a tener en cuenta:

  • Bañarse o ducharse diariamente, antes (si se va a usar una piscina) y después de realizar una actividad física.
  • Siempre se debe usar champú para mantener el cabello en óptimas condiciones. Además, existen los productos 2 en 1 respetuosos con la piel y el cuero cabelludo que resultan ideales para llevarlos al gimnasio.
  • Secarse los pies correctamente después de cada ducha y aplicar polvos de talco si ha habido una sudoración excesiva. La humedad favorece las infecciones por hongos, bacterias o virus, por lo que es importante secarse bien la piel tras la ducha, especialmente entre los dedos, con una toalla y sin friccionar la piel para evitar lesiones.  Si ha habido sudoración excesiva en los pies, se puede poner polvos de talco una vez secos.
  • Los complementos deportivos son personales y no se deben de compartir, para así evitar la transmisión de enfermedades entre los deportistas.

 

¿Listos para competir?

 



+ INFO

Infórmate sobre todos los trucos, consejos, prácticas y novedades sobre salud y belleza que Maverick puede ofrecerte.

La piel, el órgano más extenso de nuestro cuerpo

El órgano más grande de nuestro cuerpo es la piel, en las personas adultas ocupa aproximadamente 2 metros cuadrados y pesa sobre unos 5 Kilogramos.

Nuestro reto: Mantener una piel sana.

A diario la piel se ve afectada por una serie de factores externos con los que tiene que lidiar para continuar manteniéndose sana.