La importancia de un buen lavado para tener el cabello sano y brillante

Que tu cabello quede brilloso y sedoso después de lavarlo, va más allá de usar un buen champú y acondicionador. Debes saber cómo utilizarlos. A continuación te damos unos consejos para que lo puedas hacer correctamente.

1. Antes de lavar el cabello, cepíllalo para eliminar las partículas de suciedad y restos de piel muerta.

2. Moja tu pelo con abundante agua.

3. Aplica el champú sobre la palma de tu mano y lava el cabello con las yemas de tus dedos (no las uñas), dando un suave masaje desde la raíz a todo el  cabello. Muy importante: Las raíces al estar en contacto con el cuero cabelludo están más sucias por lo que necesitan más limpieza que las puntas.

4. Enjuaga tu cabello con agua tibia hasta eliminar por completo la espuma.

5. Si lo crees conveniente, repite el lavado para que quede perfectamente limpio.

6. Aplica la crema suavizante o la mascarilla de medios a puntas, evitando el cuero cabelludo para no apelmazar la raíz del cabello.

 

Como hemos comentado uno de los aspectos más importante es controlar la temperatura del agua…

El agua caliente NO es beneficiosa para tu cabello, ya que, abre la cutícula. Antes de aplicar el champú, moja el cabello con agua tibia para abrir un poco la cutícula y comenzar a eliminar la suciedad acumulada en el cuero cabelludo (grasa, residuos de productos de fijación…). Sigue utilizando el agua tibia para quitar el champú y enjuagar el acondicionador. Finalmente, deja caer agua fría por tu cabeza, como mínimo durante unos 30 segundos; el frío permite que la cutícula cierre bien y el cabello luzca más sedoso y brillante.

¡El cabello bonito y brillante parte de una buena limpieza!