¿Qué tipo de piel tengo?

Dentro del mundo masculino podemos diferenciar varios tipos de pieles. Según este, los cuidados que deben aplicarse cambiarán de unos a otros. Es el momento de ver cuál es tu caso y empezar cuanto antes a tratar tu piel como se merece.

Tipos de piel

Piel grasa: La piel es gruesa y brillante, debido a la dilatación de los poros. Sin elasticidad, puede presentar áreas escamosas y grasientas alrededor de la nariz, especialmente en la frente y en la barbilla. Tiene presencia constante de puntos negros o poros alargados. Son rostros que transpiran bastante y su aspecto es pálido y amarillento, producto de la deficiente circulación sanguínea. Sin embargo, no se arruga con facilidad, debido a que es más resistente a los agentes externos que las otras pieles.

Piel seca: Poros pequeños y casi nunca presenta espinillas. Es una piel tirante y rígida, especialmente después del afeitado. Propensa a pelarse y a escamarse, es aparentemente quebradiza, vieja y apagada.

Piel normal: Aunque posee una ligera grasa en la superficie, no tiene un brillo aceitoso. Este tipo de piel es firme y tiene los poros diminutos y cerrados, lo que impide la formación de espinillas e impurezas. Su tonalidad es rosada a simple vista si está bien hidratada y su textura es compacta. La piel no se irrita fácilmente ni tampoco presenta descamación o la consecuente sensación de tirantez. Ya que el organismo cambia permanentemente, es muy raro mantener este tipo de piel toda la vida. Para conservar su equilibrio es importante tratarla según la edad.

Piel sensible: Puede presentar capilares rotos, vasos sanguíneos visibles o áreas secas que se irritan fácilmente. Tiene decoloraciones, pecas o áreas rojas en la piel, además de líneas de expresión marcadas en la frente o alrededor de los ojos. El tono de la piel es amarillento o pálido. Es flácida bajo la barbilla y alrededor de la cara, reaccionando a la mayoría de productos de cuidado de la piel y de afeitado irritándose con frecuencia. Tiende a enrojecerse cuando se toma el sol o se tiene mucho calor, así como reacción a cierta comida o fragancias causando sarpullidos o picores. 

Piel mixta: Se identifica por la famosa zona T (frente, nariz y barbilla). Es fácil de identificar por sus marcadas secciones grasas y secas. La frente, la nariz y la barbilla son grasosas pero las mejillas y/o el cuello son secos o normales. También se puede sentir grasa en otras áreas tales como la barbilla y alrededor de la mandíbula. El resto de la piel de la cara es normal o seca.

 

Ahora, si has reconocido tu tipo de piel, cuídala como corresponde.

 

 



+ INFO

Infórmate sobre todos los trucos, consejos, prácticas y novedades sobre salud y belleza que Maverick puede ofrecerte.

Cuida tu piel

La piel del hombre y la de la mujer son distintas. Principalmente, son tres los factores fisiológicos que las diferencian: el espesor, la firmeza y la secreción sebácea.

Trucos para un afeitado perfecto

Este ritual masculino se repite para muchos hombres a diario. Otros lo practican en menos ocasiones, pero finalmente todos pasan por el filo de la cuchilla.