Trucos para un afeitado perfecto

Este ritual masculino se repite para muchos hombres a diario. Otros lo practican en menos ocasiones, pero finalmente todos pasan por el filo de la cuchilla.

En este proceso en el que la piel de la cara sufre una fuerte agresión por rasurarla una y otra vez, seguir los pasos adecuados puede ayudar a minimizar el daño provocado. Contar con los productos indicados es el primer paso para que todo sea más fácil. De tal forma evitaremos irritaciones y cortes innecesarios, alcanzando una comodidad que no convierta cada afeitado en un suplicio.

A continuación se plantean una serie de trucos y consejos para el antes, durante y después del afeitado, ya que tan importante es la preparación de la piel, el momento en sí, como el cuidado posterior.

 

Antes del afeitado

El mejor momento para afeitarse es por la mañana. Los músculos de la cara están relajados al levantarse de la cama, ya que tras las comidas, los vasos capilares llevan un mayor flujo de sangre.

Limpia la piel, si lo haces en la ducha ayudarás a que el agua caliente y el vapor ablande la barba y abra los poros. Luego seca la piel y aplicar el gel o espuma con un suave masaje. Dejar actuar uno a dos minutos para que el pelo se ablande al máximo.

 

Durante el afeitado

Cara y cuchilla deben estar siempre húmedas con agua caliente. Empieza por las zonas laterales de la cara y cuello, para terminar por el bigote y barbilla. Estas últimas son zonas más delicadas y el pelo es más duro, por lo que el gel o la espuma actuaran más tiempo.

Aféitate en el sentido del nacimiento del pelo para no dañar en exceso la piel. Si pretendes un mayor apurado, afeita a contrapelo aunque habrá más riesgo de cortarse y dañar la piel.

 

Tras el afeitado

Al finalizar, aclara la cara con agua fría para cerrar los poros y sécala con suavidad. Limpia la maquinilla con agua fría y sin secarla con la toalla, para no estropear las hojas. Por último, aplica un after shave masajeando la piel y espera unos minutos hasta que absorba el producto la piel.

 

Convierte el afeitado en un pequeño homenaje diario.

 

 



+ INFO

Infórmate sobre todos los trucos, consejos, prácticas y novedades sobre salud y belleza que Maverick puede ofrecerte.

Cuida tu piel

La piel del hombre y la de la mujer son distintas. Principalmente, son tres los factores fisiológicos que las diferencian: el espesor, la firmeza y la secreción sebácea.

¿Qué tipo de piel tengo?

Dentro del mundo masculino podemos diferenciar varios tipos de pieles. Según este, los cuidados que deben aplicarse cambiarán de unos a otros. Es el momento de ver cuál es tu caso y empezar cuanto antes a tratar tu piel como se merece.